El chocolate como tendencia culinaria

La gastronomía es un verdadero arte, en el cual los expertos de la cocina son los artistas que usan todos sus conocimientos y creatividad, para elaborar exquisitos platos, con ayuda de ingredientes como el chocolate.

¿Cómo reconocer un buen chocolate?

Un buen chocolate está compuesto por manteca de cacao, polvo de cacao, lecitina de soja y azúcar. De acuerdo con los expertos, a mayor concentración de manteca de cacao, la calidad del chocolate será superior.

Si quieres saber acerca de una cerradura, vas a consultar a un cerrajeroPRO, pero si quieres aprender a reconocer un buen chocolate, entonces mira estas características que chocolateros de vanguardia como Paco Torreblanca, Jordi Butron, entre otros, siempre buscan en su materia prima.

  • Color. Prefiere chocolates de color marrón oscuro y brillante, totalmente uniforme, sin hendiduras o burbujas.
  • Tacto. Debe ser firme, y cuando se parte, emitirá un sonido seco y quebradizo.
  • Aroma. Existe una relación muy sencilla, mientras mayor sea el olor que desprenda, de mejor calidad será el chocolate.
  • Sabor. Esta característica es muy importante, el amargor y dulzor deben estar equilibrados, pero la acidez debe ser más destacada que los sabores antes mencionados. También podrán detectar algunas notas de frutos secos, especias, entre otras.
  • Fundido en la boca. Una vez que coloques un trozo en tu boca, su disolución será fácil, continuada y completa.

Los tipos de chocolate

Existen varios tipos de chocolate, cada uno con ciertas características, por lo que tienen un uso específico en la cocina. Los más conocidos son los siguientes.

  • Chocolate oscuro. Contiene entre 32 y 42 % de manteca de cacao, debido a su bajo porcentaje de grasa, este tipo de chocolate suele ser muy viscoso, así que es difícil de trabajar en la chocolatería.
  • Chocolate de leche. Es el chocolate más popular, y se obtiene al mezclar grasa, azúcar, pasta de cacao y leche. Es un poco más blando y dulce que el chocolate oscuro.
  • Chocolate blanco. Compuesto por manteca de cacao sin aroma, azúcar y leche en polvo. Algunos consideran que este no es un chocolate, sin embargo, al ser un derivado del cacao, lo convierte en uno.
  • Chocolate rubio. Es un tipo de chocolate blanco, pero el azúcar y los sólidos de leche son sometidos a un proceso que se conoce como Maillard, lo que proporciona al chocolate un exquisito sabor, similar al de una galleta recién hecha.
  • Chocolate Ruby o rosa. Se origina por el chocolate del cacao Ruby, diseñada por la compañía Suiza Barry Callebaut. Su sabor es dulce y con notas de frutos rojos.
  • Chocolate vegano. Está elaborado con leches vegetales, pasta de avellanas, no contienen productos animales durante su proceso de producción.
  • Chocolate crudo o raw. Es libre de productos lácteos y de soya, se elabora con materias primas crudas y se endulza con jarabe de agave, estevia o azúcar de coco.
  • Chocolate de mesa. Es el que se usa para elaborar bebidas, y está mezclado con otros ingredientes, como canela, almendras y anís.
  • Chocolate para cobertura. Elaborado con grasa vegetal o manteca de cacao, azúcar y cacao en polvo. Se usa para cubrir pasteles y panes.