Gastronomía italiana: La evolución de un pueblo

La comida italiana es una de las más conocidas en todo el mundo, ya que es una gastronomía tradicional, diversa y sobre todo muy sencilla. Entre los platos más famosos de esta localidad están la pizza, la pasta o el risotto.

Estas son especialidades típicas con una de más de mil versiones, esta cocina enmarcada en la gastronomía mediterránea es más extensa y diversa que la minuta de cualquier restaurante italiano en cualquier ciudad. Su comida es variada, extensa, llena de historia y tradición.

La alimentación de los italianos tiene sus raíces en la cocina de la antigua Roma, Grecia y la culinaria árabe. Implementando sus usos y costumbres en torno a la alimentación de datan de diferentes periodos de la historia, pueblos y culturas.

Orígenes

La gastronomía italiana existen historias románticas, relatos que reescriben la historia, para hacer de sus orígenes una fabulación con tintes idílicos. El historiador John Dikie en 2015 publico la historia de la comida italiana.

La industria de la publicidad ha contribuido a situar sus orígenes entre viñedos y los olivos de la Toscana, pero esta historia no tiene mucho que ver con la realidad, ya que la cocina italiana nace de las hermosa ciudad de Italia, en medio de la civilización donde circula en dinero, talento, ingredientes y el poder.

La llegada de los españoles a América en 1492 introdujo nuevas materias primas como el maíz, pimientos, patatas, tomates, la alimentación se puede observar como algo más que una necesidad con publicaciones culinarias como la de Apicius.

Las cocinas de Italia de norte a sur

Con la caída de la Roma Imperial, provoco que el territorio se separara y muchas ciudades y territorios desarrollaron tradiciones propias.

En la región septentrional, es donde más se consume la pasta cocida, carnes hervidas en vino o mantequilla, sopas, entre otros. Al norte de Italia existen platos como el carpaccio, láminas de carne o pescado crudo macerados, risotto, arroces italianos con diversas versiones.

En el centro de Italia se encuentran alimentos como el aceite, los embutidos, variedad de carnes, se consume conejo, pollo, cordero, cabrito, jabalí, entre otros. Se conserva la tradición con platos como la bistecca allá fiorentina, corte de solomillo de ternera o buey y diversidad de pastas elaboradas.

Hacia el sur de Italia, donde la sencillez se lleva a cabo en todas las preparaciones, se encuentra como plato representativo de la gastronomía italiana: la pizza. En este lugar reina el tomate, el mozzarella, las aceitunas, la albahaca, pimentón picante, variedad de vegetales, quesos, pescados, mariscos y pasta seca.

Son muchas las personas como los cerrajeros que les gusta la pizza, esta puede ser en sus diversas versiones como la margarita (tomate, mozzarella y albahaca), la napolitana. A esto también se le suma la pasta seca elaborada como los spaghetti allá puttanesca o los macarrones que son conocidos en el mundo.

Para finalizar, falta mencionar la península itálica donde están las islas Sicilia y Cerdeña, ambas con cocinas diferentes, donde la pasta es combinada con numerosas preparaciones con pescado, bolas de arroz rebozadas mezcladas con una salsa hecha con carne picada.